Frozen Chords

Frozen Chords
Hay muchos caminos pero este es el mio.
"Si la mente humana fuera tan simple como para que pudiéramos entenderla, seríamos tan simples que nos resultaría imposible".

domingo, 4 de marzo de 2012

Fuego

Era una muñeca rusa que bailaba sola en mitad de la sala, una figurita de cera que se deshacía lentamente con el calor de las llamas, y avanzaba extrañamente, dando interminables vueltas en torno a un centro imaginario. Se agachó lentamente, cogió una rosa de su oscuro jardín, y la secó con la mirada, absorbiendo cada esencia de belleza, mientras disfrutaba del inconfundible olor de la hierba recién cortada.
Muchos la observaban tras los límites de su horizonte, pero ella, se empeñaba en danzar cautelosamente entorno a su pequeño y olvidado escenario, donde crecían las flores más bellas, y se posaban las mariposas más duces.
Recreándose siempre en dicha sutileza, de ojos almendrados y boca sonrosada, la pequeña muñeca rusa, tornaba el tiempo atrás, en humo del pasado, y se dejaba ver a escondidas, con hombres que peinaban sus cabellos día tras día, a la vez que continuaba enseñando su piel, tras un velo blanco y un curioso sombrero. Siempre sonriente, siempre ausente, caminaba en pronunciados pasos, que dejaban tras de sí un halo de admiradores, que buscaban pagar, con buenos modos y billetes, la vida de nuestra delicada figurita de cera. Pero ella fue fuerte, indestructible, hasta que conoció a una llama que la deshizo demasiado rápido, y para cuando se quiso dar cuenta de que estaba peligrosamente cerca del fuego, ya era demasiado tarde para volver atrás. Y vió como velozmente, sus cabellos y su rostro se hicieron una mancha uniforme, donde permaneció monótona el resto de su vida. Sin dar más vueltas alegres, y sin canciones afables a las flores, que sin su voz, jamás volvieron a nacer en aquel jardín impresionista. Unida eternamente al fuego que la consumía una y otra vez, donde cada vez quedaba menos que deshacer, sin darle nunca tiempo a escapar, triste y abrumada, nuestra pequeña muñeca rusa, murió feliz.

2 comentarios:

  1. excelente. Me gustó mucho como lo narraste y la idea es preciosa.

    ResponderEliminar